jueves, 14 de mayo de 2015

COCINA Y SENSORIALIDAD


Cuando cocinamos ponemos en acción un montón de mecanismos que nos ubican no solo dentro de una especie sino dentro de una cultura. Somo el único animal que cocina sus alimentos y que bueno que lo hagamos! .Cada hogar es un mundo, con sus ritmos, aromas y sonidos propios. Los bebes comprenden y usan para su desarrollo todas las señales posibles a su alrededor, siempre y cuando esas señales existan. Con señales me refiero a aquellas que despiertan nuestros sentidos, la vista, el aroma, el tacto, el olfato y el oído. Cocinar nuestros alimentos pone en acción todos nuestros sentidos a la vez. Mientras tenemos una sopa en el fuego, la casa se inunda de aromas a vegetales y hierbas, se escucha el  burbujear, quizás un rato antes se escuchaba el repiquetear del cuchillo en la tabla mientras cortábamos los vegetales. Cuando uno cocina toca, huele, escucha, degusta. A veces podemos tener una preparación en el horno y por el aroma sabemos que casi está, o que el aceite ya esta caliente por su sonido. Si conocemos el puto justo de la masa de pan al tocarla, reconocemos su elasticidad, humedad, saldrá mejor, que si seguimos la receta al pie de la letra.  Los sonidos de la vajilla, al poner la mesa, el aroma del pollo en el horno, todos esos estímulos nos preparan para comer, nos "abren el apetito". A los bebés les pasa exactamente lo mismo, les dan ganas de comer. Por eso siempre les digo en las charlas, que incorporen a los bebés a la mesa familiar (si le pueden sacar la bandeja de ,la silla mejor). Y que les ofrezcan lo mas pronto posible la misma comida, que come el resto de la familia, aunque de forma que la pueda gestionar, es decir pisada apenas, o en trozos. 
Es importante que el bebe no este sentado en una silla llena de colores, juguetes, chiches y objetos que lo distraigan. El momento de comer es un momento de comunión, de dialogo con uno mismo y con el entorno, de compartir, de dar y recibir, de aprender. Para eso se necesita atención y predisposición
La hora de comer es la hora donde mas estímulos sensoriales hay disponibles para los bebés y  niños pequeños, mucho más que jugar con masa o cualquier juguete interactivo. 
Es tan simple como preparar una sopa y compartirla en familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada