lunes, 28 de septiembre de 2015

BASTA DE CONSEJOS

Si buscas en Internet consejos sobre como hacer que tus hijos coman más o "estrategias" para que coman vegetales (el entrecomillado es mío, no entiendo porqué utilizan una palabra cuyo significado tiene que ver con la guerra). Vas a encontrar de todo, pero el criterio que prevalece es que como padres carecemos de sentido común y los niños son mascotas a las cuales hay que adiestrar porque no saben nada de si mismos ni tienen la capacidad de aprender o tomar información de su entorno.
Encontré miles de paginas con fotos de platos con frutas o vegetales en formas de arcoiris, mariposas, flores y animales.  El objetivo: que comer sea "divertido". Encontré también paginas con cuentos del tipo "la princesa brocolina y la nena que no comía nada verde" la princesa le dice a la niña que el brocoli tiene calcio y hierro y que va crecer guapa y fuerte si lo come. El objetivo: que el niño aprenda sobre nutrición y se crea todo lo que dice el cuento. 
Encontré vídeos de una psicóloga que da miedo ya que lo primero que me asusta son los nombres de sus vídeos: El niño lento para comer, comilón, tragón y unas cuantas etiquetas descalificadoras mas. Esta psicóloga propone ideas conductistas al mejor estilo supernany que lo único que pueden conseguir es niños que sufran al momento de comer. Frases como "no negocio contigo" o "cada madre sabe la cantidad que come su hijo y eso es lo que tiene que comer"o ideas como ponerle un reloj en la mesa o dejarlo solo contándole muy sádicamente todo lo que se va a perder de hacer y que sus padres harán mientras el o ella sigue comiendo. La burrada mas grande es la de darle agua a los niños comilones para que se llenen y no coman por ansiedad....... Por ultimo si no nos alcanzaba con cuentos, comida con formas y psicólogas  tenemos la tecnología para "ayudarnos a alimentar a nuestros hijos". Una empresa creo un individual interactivo  vinculado a un smartphone; a medida que los chicos vacían el plato suman puntos para usar en videojuegos. Lo que me entristece, es como justifican la necesidad de usarlo: mencionan que los niños carecen de motivación adecuada o se distraen con su entorno y por eso este dispositivo hará que sus comidas sean mas divertidas, sin distracciones y mientras mejor se alimenten mas "energía virtual" van a tener.  Por suerte todavía es un prototipo.
Toda esta catarata de afirmaciones y teorías absurdas sobre la  alimentación infantil parte de errores groseros:
1. Comer debe ser divertido: NO, comer es una necesidad básica de subsistencia, sabemos que la leche materna "le gusta" al recién nacido, porque el cerebro tiene receptores para procesar los estímulos, placenteros, que le provoca su sabor, textura y temperatura, asegurando así la lactancia y subsistencia del cachorro humano. Comer es una experiencia placentera, pero no divertida, no es lo mismo. Si pretendemos que comer sea divertido como lo es jugar, ver películas o bailar pues vamos mal. A disfrutar de los aromas, texturas, sabores y colores de los alimentos se aprende y de una única forma: comiendo.
2. Hay que hacer que los  niños coman vegetales: No, no y no, que yo no tengo que hacer nada para que mi hijo haga ninguna cosa, en este caso comer vegetales. Yo como lo que me gusta y lo que no me gusta no, nadie me obliga o condiciona de ninguna forma para que lo haga, y para los niños es lo mismo. El objetivo no es pretender que un niño coma lo que no le gusta, si no enseñarle a disfrutar de la mayor variedad de alimentos posible. Somos la única especie que tortura a la hora de comer, justificadamente claro, porque si no logramos que coman todo, somos los peores padres del mundo. El resultado, los animales, a la hora de comer, se la pasan mejor. Una vaca pasta y su ternero pasta a su lado, sin estrategias y sin consejos.





6 comentarios:

  1. > "enseñarle a disfrutar de la mayor variedad de alimentos posible"

    ¿y como hago? ¿tenés algún consejo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el ejemplo: si vos lo haces, tu hijo lo va a hacer también, porque? porque la coherencia y la confianza son dos pilares básicos de la crianza, si tu hijo confía en vos (no lo engañas con artilugios, le escondes un ingrediente dentro de otro, comes diferente) entonces por imitación y por la seguridad que vos le brindes va animarse a probar, luego decidirá si le gusta o no. Si le das libertad y espacio te vas a sorprender

      Eliminar
  2. No estoy del todo de acuerdo en que el ejemplo sea la clave. Tampoco sé muy bien qué será. Me considero casi vegetariana, en cambio, de mis tres hijos solo una toma verduras. Los otros dos son incapaces de comer nada que no sea carne, pescado y patatas. Está claro que nos ven a su hermana y a mí comer un plato lleno de color y de variedad de alimentos. Yo les sirvo un poco de las verduras que haya y les pido que las prueben y que no las retiren del plato aunque no se las coman. No les obligo que se las coman, pero veo bastante lejos el día que se coman un champiñón, un poco de lechuga o algo de calabacín a la plancha.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia, esta muy bien lo que me cuentas, el objetivo no es que coman lo que coman "vegetales" sino que tengan autonomía y sean capaces probar y elegir, y tus hijos lo hacen porque les das el espacio necesario, por eso cada uno come diferente y esta buenísimo!!!.

      Eliminar
    2. El ejemplo es la clave, cuando, y sobre todo, es honesto. No insinúo nada en tu caso. El ejemplo deja una huella para siempre, y eso todos lo sabemos, porque todos fuimos niños. Pero no se trata de entrenar a nadie: el ejemplo es bueno, a la corta y a la larga, pero no es ley ni orden. El niño comerá lo que quiere, y el bebé, lo que necesita primero. Cuando descubren un rico sabor a veces no saben cuándo parar, y ahí debe estar el progenitor; muchas veces concluyen con la comida su postura ante lo que ocurre en la mesa; si los padres discuten y el bebé empieza a tirar la comida, hay una secuencia, no una casualidad: el bebé/niño sólo vive desde y para sus padres. Pero un ejemplo es también sólo un ejemplo: de ninguna forma una orden. El criterio no es una dirección, sino una capacidad de elegir. Y el bebé aprende, tooodo el tiempo, aprende a ser libre. Siempre de sus padres. Una vez, en una broma muy estúpida, porque estaba dirigida a mi bebé de 1 año y medio, le recriminé que sacó comida de mi plato... Y digo broma estúpida; porque un bebé no tiene por qué entender las cosas tontas que hacemos los "adultos" con las palabras. Inmediatamente me extendió el bocado, y yo advertí el error. Le dije, "es una broma", "comelo", pero era tarde; me miró ceñuda y me señaló la boca. Comí una parte y le tendí la otra todavía buscando borrar lo que había pasado; lo tomó y lo tiró al suelo. Aprendí para siempre.

      Eliminar
  3. Asi es, ademas el gusto por los alimentos va variando, lo que no quisieron comer ayer, puede gustarles mañana, la clave creo que es ofrecerle siempre alimentos de todo tipo y no obligarlos a comer lo que no les gusta y mucho menos "castigarlos" porque no comen algo de lo que les ofrecemos!
    Felicitaciones por tu blog, tus recetas siempre aportan buenas ideas!

    ResponderEliminar